Exceso de sudoración en axilas

TRATAMIENTOS

¿Qué es y para que sirve?

  • Aplicar la toxina botulínica (comúnmente conocido como Botox®) es un tratamiento no quirúrgico de excelente eficacia que consigue frenar el sudor del área tratada al interrumpir la hiperactividad de las glándulas sudoríparas, frenando la liberación de acetilcolina
  • El producto se infiltra en la zona afectada a través de una aguja extremadamente fina que actúa bloqueando las terminaciones nerviosas simpáticas, responsables del estímulo de las glándulas sudoríparas
  • Conviene aclarar que sólo se actúa sobre la cantidad de sudor, no sobre el olor del sudor.


¿Cómo se aplica?

  • Nº de sesiones: 1 sesión con un pequeño retoque a los 15 días
  • La duración del tratamiento dura entre 20' y 30' minutos.


¿Qué resultados voy a obtener?

Los resultados se observan de forma progresiva a los pocos días de la aplicación de la toxina botulínica, y los efectos pueden durar unos 6 meses, dependiendo de la zona y las características particulares de cada caso

Posibles efectos adversos

Las microinyecciones pueden resultar, como mucho, algo molestas, pero si se desea evitar incluso eso, existe la posibilidad de aplicar una crema anestesia tópica 30-60 minutos antes de la sesión.

¿Para quién está indicado?

Para aquellas personas que están incómodas con la sudoración de sus axilas y la quieren eliminar de una manera rápida y no quirúrgica.

Logo

Centro de Medicina Estética autorizado por el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya con el número E08802325