Dormir bien

5 beneficios de dormir bien

Invertir las horas necesarias en dormir y descansar es fundamental si queremos estar san@s y llen@s de energía. Y es que dormir no sólo es necesario para que nuestro cuerpo se recupere, sino que aporta muchos otros beneficios para nuestra salud tanto física como mental. De hecho, un estudio publicado en la revista Sleep revela que dormir menos de 6-8 horas puede ser fatal para la salud, pues aumenta en un 12% el riesgo de muerte prematura. Por su parte, científicos de la Universidad de California han demostrado que el secreto de una vida larga para las mujeres es dormir al menos 6,5 horas cada noche. ¿Quieres descubrir todos los beneficios de dormir bien? ¡Pues sólo tienes que continuar leyendo! Mejora tu sistema inmunológico Cuando no dormimos lo suficiente, y por tanto no dejamos que nuestro organismo descanse, nuestro sistema inmunológico se debilita, lo que disminuye nuestras defensas y aumenta el riesgo de enfermar. Así que si queremos estar fuertes debemos dormir las horas necesarias. Renueva tu cuerpo de energía Descansar las horas necesarias cada noche provoca que nos levantemos con mucha más energía al día siguiente, haciendo que nos sintamos mucho más capaces y llen@s de energía para afrontar

Continue reading »

La hidratación: Fundamental durante todo el año

El consumo de líquidos es tan importante tanto a la hora de ejercitarnos como en nuestro día a día, y es que cuando la hidratación es insuficiente no sólo se ve afectado nuestro rendimiento, sino que puede conllevar consecuencias más peligrosas. Y aunque se le dé especial importancia durante la época estival debido al aumento de las temperaturas, es igual de necesario hidratarnos durante el resto del año. Aproximadamente un 60% de nuestro cuerpo está compuesto por agua, y son los nutrientes minerales que nos aporta precisamente lo que tenemos que reponer, sea cual sea la estación del año. ¿Qué consecuencias puede suponer una mala hidratación? Si el agua en nuestro organismo no es la suficiente, nuestro torrente sanguíneo también se ve disminuido, de forma que se reduce la presión arterial provocando un aumento del trabajo del corazón al tratar de compensar esa deshidratación. Y esto desemboca en una reducción de la capacidad de acción y por tanto de nuestro rendimiento. La pérdida de agua y por tanto un aumento de la deshidratación afecta directamente a nuestra función termorreguladora. Esto implica que nuestro cuerpo pierde la capacidad de disipar el calor reduciendo la sudoración y provocando una disminución de nuestro

Continue reading »