Los mejores alimentos para recuperarse tras la cirugía estética.

La cirugía estética es estética, pero es cirugía. Y para recuperarse de ella lo mejor y lo antes posible, te proponemos los alimentos que:

  • aportarán energía y fuerza a tu organismo
  • estimularán tus defensas
  • ayudarán a que tus tejidos se regeneren y se cicatricen de modo óptimo.

  

¿Cuáles son estos alimentos?

Proteínas

Son esenciales para la inmunidad y para la cicatrización (el colágeno es una de las proteínas más importantes). Por ello, tras una cirugía estética, es necesario incrementar el consumo de proteínas por encima de la ingesta mínima recomendada (0,8 g/kg de peso corporal), hasta 1,5 g o 2 g/kg, dependiendo de la longitud de las incisiones. La proteína no sólo de obtiene de la carne roja: huevos, pescado, legumbres, son también una excelente fuente.

 

Fibra

Los antibióticos y los antiinflamatorios que se suelen requerir tras una cirugía pueden provocar desequilibrios en el sistema digestivo, especialmente en la flora intestinal. Por ello es recomendable comer diariamente alimentos ricos en fibra (legumbres, frutas, cereales…), y beber mucha agua.

Verduras

Un sistema inmunológico fuerte te ayudará a evitar infecciones tras la cirugía. Las verduras como el brócoli, coles de Bruselas, repollo, coliflor o las de hoja verde contienen vitaminas, minerales y fitomicronutrientes que estimulan la salud inmunológica. Y además son una excelente fuente de fibra.

 

Plantas antiinflamatorias

Ciertas hierbas y especias para sazonar, como el jengibre, la cúrcuma, la pimienta, el ajo o la cebolla te aportarán propiedades para combatir la inflamación propia de cualquier cirugía.

Frutas de colores intensos

Tras una cirugía estética, combatir el exceso de radicales libres es una excelente estrategia. Se recomienda el consumo de frutas de colores intensos como arándanos, fresas, frambuesas, moras, cerezas o granadas, que contienen antocianidinas, compuestos que no solo mejoran los efectos de la vitamina C, sino que funcionan como potentes antioxidantes frente al estrés oxidativo celular, además de proporcionar una acción antiinflamatoria suave.

Nueces y semillas

Las nueces y semillas de calabaza, el sésamo… son una magnífica fuente de zinc. Éste es necesario para el funcionamiento del sistema inmunitario y para la síntesis de proteínas y el crecimiento celular, y nos ayuda a la cicatrización de las heridas. Las ostras y las carnes rojas, especialmente la carne de res, el cordero y el hígado, son algunos de los alimentos que contienen importantes concentraciones de zinc.

Pimientos y cítricos

La vitamina C contribuye a la formación del colágeno y favorece la resistencia a infecciones, ayudando a la cicatrización de heridas, fracturas, hemorragias… El estrés quirúrgico agota sus reservas, por lo que que se recomienda el consumo de pimientos, col rizada, cítricos, kiwi y brócoli.

Piña y papaya

Éstas contienen enzimas (bromelina y papaína) que ayudan a reducir la inflamación.

Hidratación

Además de seguir una dieta adecuada es fundamental hidratarse bien para mejorar el proceso de curación, así como para ayudar al cuerpo a absorber los medicamentos. Debemos beber como entre 1,5 y 2 litros de agua al día para mantenernos bien hidratad@s.

Así que ya sabes, si te vamos a operar, te vamos a enseñar a nutrirte bien!!

Saber más sobre cirugía estética corporal.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *